Mayo 2022

05 de mayo / Inicio

25 de mayo / Finalización

USD 4.490*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

Tarifa a confirmar.*

Pasaje Aéreo

(tarifa aproximada*)

Opcional

USD 1.490*

suplemento habitación single

Opcional

Octubre 2022

Fecha a confirmar

USD 4.490*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

Tarifa a confirmar.*

Pasaje Aéreo

(tarifa aproximada*)

Opcional

USD 1.490*

suplemento habitación single

Opcional

Cada persona tiene sus propias ciudades y regiones favoritas, aquellas en las que ya estuvo o las que ansía conocer. Pero posiblemente ningún otro país rivalice con Italia en materia de luz, belleza, colores y genio de sus ciudades (y en ningún otro país los argentinos nos sentimos tan “como en casa”). Las del norte son bien conocidas por tratarse de puntos obligados en cualquier primer viaje por el viejo continente. Pero no son tantos los que descienden más allá de Roma. Por eso, les proponemos un apasionante viaje por el paisaje de colinas, volcanes y valles del sur italiano. En Sicilia se cruzan todas las rutas del Mediterráneo y por ello la isla fue codiciada desde tiempos inmemoriales, lo que ha dado como resultado una riquísima mezcla de culturas. Matera es una desconcertante urbanización que sobrevive desde la Edad de Piedra. La Costa Amalfitana, uno de los escenarios más cinematográficos de la península. Nápoles, contracara del pujante norte, parece a veces hallarse más cerca del mito que de la realidad, y eso la vuelve irresistible. Roma, sede de la cristiandad y ciudad cultural por excelencia, posee una riqueza patrimonial única. Además de estos destinos que nadie querría perderse también rincones todavía menos conocidos pero igual de sugerentes, como Noto, Reggio Calabria, Erice o el barrio romano del EUR.

Como no alcanza un viaje para descubrir todos los encantos que ofrece el sur italiano, en este itinerario nos concentraremos en dos momentos claves de su larga historia: la antigüedad grecorromana –cuyo legado en materia de lengua, filosofía, arte, arquitectura, ciencia y derecho ha sido enorme- y el barroco, un movimiento filosófico y estético concebido a partir de las necesidades del papado de reafirmar su poder ante el avance de las monarquías absolutas y la difusión del protestantismo. Por supuesto, tratándose de un viaje a Italia disfrutaremos también de su gastronomía, ya que se trata de una región bendecida por los cultivos y rodeada de un mar azul profundo. La cocina del sur está entonces muy ligada a la naturaleza: vides, oliva, pescados, verduras, quesos y carnes. En síntesis, Eternautas les propone un itinerario en el que, como es nuestra costumbre, transmitiremos la historia de cada ciudad, los rasgos de su arquitectura y las claves de su cultura y de su gente para hacer de este viaje una experiencia inolvidable.

Para todo turista dispuesto a convertirse en un viajero inquieto, curioso y seguro, el recorrido de Eternautas le garantiza todas las ventajas que tiene hacerlo en grupo pero sin tener que sufrir las incomodidades que los paquetes turísticos generan. Y ese es otro motivo para celebrar.

ITINERARIO Día por Día

Palermo

Es muy probable que Palermo sea la ciudad europea que haya sufrido las mayores devastaciones, demoliciones y planeamientos. Todavía hay sectores no reconstruidos tras las bombas aliadas de la Segunda Guerra Mundial Hay quienes piensan que la ciudad ha tenido muchas “primaveras” que nunca llegan a constituirse en un verano. Y aún así, esta capital mediterránea se las ingenia para extasiar al viajero dispuesto a no hacer caso a su fama de urbe caótica y sucia. En su historia milenaria coinciden fenicios, griegos, romanos, vándalos, árabes, normandos, franceses y españoles. Todos ellos han dejado un patrimonio artístico y cultural que no solo se traduce en edificios impresionantes, plazas, callejuelas y monumentos de gran belleza (incluso y a pesar de su aire decadente), sino también en una gastronomía fabulosa a base de arroz, oliva, pescados y helados.

DÍA 1 | Palermo

Encuentro con el guía en el aeropuerto Falcone-Borsellino.

Traslado al hotel en Palermo.

Caminata por su entorno para empaparse de la atmósfera de la ciudad.

Noche: Cena de bienvenida.

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 2 | Palermo

Mañana: Visita guiada por el centro histórico de Palermo. Tras la conquista normanda de la isla se puso en marcha un ambicioso programa de reconversión de mezquitas y fortalezas árabes en espléndidos palacios e iglesias. Los resultados de esta operación urbana elevaron el estatus de Palermo a corte europea, algo que se percibe claramente en el Palacio de los Normandos, su antiguo centro político. La Capilla Palatina, una obra maestra del cruce entre el arte bizantino, arábigo y normando, está probablemente al tope de la lista en materia de arte devocional europeo. El paso de los siglos fue sumando enclaves arquitectónicos, plazas y callejuelas, todas muy bien aprovechadas por Luchino Visconti durante el rodaje de su film “El Gatopardo”.

Tarde: Visita a la Catedral de Monreale. El complejo ubicado en el Monte Real incluye también un monasterio y su claustro, desde los que se divisa la ciudad, las montañas y el mar. Los normandos fueron responsables de su diseño, los artesanos árabes de su construcción, los bizantinos de sus mosaicos, de Pisa llegaron las puertas de bronce, de Venecia mosaicos posteriores, y el trabajo de las columnas del claustro fue obra de artesanos provenzales. Un verdadero cruce de talentos mediterráneos que revelan el clima cosmopolita de la Sicilia medieval. 

DÍA 3 | Palermo

Día completo: Visitamos Erice, sobre el monte homónimo, probablemente fundada por refugiados de la Guerra de Troya. Posee gran interés por su apariencia medieval, sus balcones barrocos y sus palacios de piedra gris. También vamos a Trapani, antigua factoría fenicia cuyas salinas sentaron bases del intercambio comercial y cultural con el resto de la isla.

DÍA 4 | Palermo - Agrigento

Mañana: Salida hacia Agrigento, vía Cefalú. 

Visitamos Cefalú, uno de los lugares más magníficos de la costa septentrional de Sicilia. Su catedral normanda es la tercera en importancia, y su traza medieval -con arcadas que desembocan en las playas, casas a orillas del mar y calles perfectamente conservadas- encantará a todos. Tiempo libre para almorzar.

El viaje continúa hasta llegar a Agrigento, una de las colonias más ricas e importantes de la Magna Grecia, que durante las Guerras Púnicas fue disputada por Cartago y Roma.

Tarde: Llegada a Agrigento.

Noche: Cena.

1 noche de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 5 | Agrigento - Siracusa

Mañana: Visita del famoso Valle de los Templos, una sucesión de colinas con vestigios de siete edificios consagrados a Juno, Vulcano, Zeus, Cástor y Pólux que constituyen el conjunto de templos griegos mejor conservados del mundo. Almuerzo en las inmediaciones de Agrigento. 

Tarde: De camino a Siracusa realizamos una parada en la Villa Romana del Casale, que corresponde al último período del imperio romano. Sicilia vivió entonces un momento de esplendor económico que se tradujo en el engrandecimiento y embellecimiento de las propiedades rurales. La Villa del Casale es famosa por su conjunto de mosaicos romanos, que abarcan unos 3.500 metros cuadrados y merecieron el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 6 | Siracusa

Mañana: la zona arqueológica de Siracusa es una parada obligada en cualquier viaje por Sicilia. La ciudad fue una potencia marítima, militar y cultural que rivalizó con Cartago y Atenas antes de caer bajo el poder romano. Su parque arqueológico posee numerosos monumentos de la antigüedad clásica, incluyendo un famosísimo anfiteatro -el más grande fuera de Grecia- donde se cree surgió la comedia.

Tarde: Visita guiada por la encantadora isla de Ortigia, el casco histórico de Siracusa. La espaciosa plaza del Duomo, circundada por palacios renacentistas y barrocos, es considerada por muchos la más bella de Italia. El paseo va y viene entre calles, castellos, fuentes y miradores que se abren a la bahía.

Noto

Tras el devastador terremoto que sufrió la isla en 1693, de la ciudad de Noto no quedaron más que ruinas. El virrey español puso en marcha un ambicioso programa de reconstrucción, y un talentoso grupo de arquitectos y planificadores urbanos decidió al reconstruirla hacer de ella una ciudad ideal según las nuevas pautas urbanas. Cuando el viajero ingresa a Noto la sensación que se tiene es la de ingresar a un mundo refinado y ordenado. No hay lugar aquí para la habitual red de estrechas callejuelas medievales y fachadas enfrentadas que se rozan. Noto es uno de los epicentros del barroco siciliano, una ciudad monumental armoniosamente planificada en torno a un eje central que tiene todo el aire de una vía imperial.

DÍA 7 | Siracusa - Noto - Taormina

Mañana: Visita guiada de Noto. Almuerzo libre. Continuamos luego el viaje hacia Taormina. 

Llegada a Taormina.

Noche: Cena. 

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

Taormina

Fueron los griegos los que acertaron con la majestuosa ubicación de esta ciudad y de su teatro. Tras un larguísimo eclipse, a finales del siglo XVIII empezó a ser alabada por cuanto viajero llegara a su costa. Y así fue que devino un exclusivo reducto para los más ricos, poderosos y glamorosos europeos de su tiempo. Pese a ser uno de los lugares más visitados de Sicilia, Taormina no ha perdido su distinción. 

 

DÍA 8 | Taormina

Mañana: Caminamos por su casco medieval, emplazado sobre la costa del Jónico y con grandiosas vistas del mar y la montaña. Llegamos hasta las ruinas del magnífico teatro, el segundo mayor de la isla, muy de moda entre esos románticos y libertinos que redescubrieron sus ruinas a finales del siglo XIX. Si la visibilidad lo permite, se tendrá una excepcional vista del volcán Etna.

Tarde: Libre.

DÍA 9 | Taormina - Matera

Mañana: Salida hacia Matera. Cruzamos en ferry el Estrecho de Mesina que separa los mares Jónico y Tirreno. Mágico, romántico y con vistas a un lugar único en el Mediterráneo, el paseo marítimo de Reggio Calabria es la prolongación natural del centro histórico de la ciudad, y constituye una parada imprescindible Definido como “el kilómetro más bello de Italia”, entre los edificios que dan a la vía Marina domina el estilo Liberty, fruto de la última reconstrucción de principios del siglo XX. Sin embargo, el paseo revela toda la historia de la ciudad desde la época greco-romana. Almuerzo libre.

Llegada a Matera. 

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 10 | Matera

Mañana: Visita del casco histórico de Matera. Antiquísimas viviendas excavadas en la toba volcánica; un profundo barranco atravesado por un torrente; tejados que sirven de suelo a nuevas viviendas en niveles superiores; una densa red de callejones y la impresión de estar paseando por un pueblo del Antiguo Testamento: Matera es un ecosistema urbano de la Edad de Piedra que ha llegado a nuestros días. En 1993 fue nombrado el primer Patrimonio de la Humanidad del sur de Italia. 

Tarde: Libre para visitar museos e iglesias rupestres, o caminar por las calles laberínticas de esta ciudad basilicata.

DÍA 11 | Matera - Sorrento

Mañana: Salida hacia Sorrento. De camino parada en el Templo de Paestum, un majestuoso asentamiento griego en la zona de Campaña, a unos cincuenta kilómetros al sur de Pompeya. Para los viajeros ilustrados del siglo XVIII, se reveló como un lugar sorprendente y con una arquitectura que identificaron con los cánones de belleza y perfección del arte clásico heleno. Los pintores del romanticismo italiano, como el gran vedutista Giovanni Piranesi, vieron en el templo uno de sus escenarios predilectos. En sus inmediaciones visitamos también una factoría de Mozzarella di Buffala. 

Llegada a Sorrento. 

Noche: Cena. 

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

Costa Amalfitana

Asomada al mar Tirreno, la Costa Amalfitana es un balcón suspendido entre el mar azul cobalto y las pendientes de los Montes Lattari, en una sucesión de valles y promontorios salpicados de calas, playas y terrazas cultivadas de cítricos, vides y olivos. Las ciudades y los pueblos de la costa son todos distintos entre sí, cada uno con sus tradiciones y sus peculiaridades que los vuelven únicos.

DÍA 12 | Sorrento

Día entero: En bus y en barco realizamos una visita de día entero por la Costa Amalfitana. Paradas con tiempo libre en Positano, con múltiples galerías de arte y esas casas blancas, moradas y ocres que descienden hacia el mar; Amalfi, la antigua República Marinera que posee una espectacular catedral románica; y la incomparable Ravello, en la parte alta de la montaña, con sus villas soberbias desde las que se tienen vistas sublimes.  

DÍA 13 | Sorrento

Día libre en Sorrento. A principios del siglo XVIII tuvo lugar el renacimiento cultural, económico y social de toda la península sorrentina gracias al denominado “Grand Tour”, el viaje que los jóvenes nobles europeos efectuaban para completar su formación cultural, histórica y literaria. Esa fue la base que terminó estableciendo un turismo de élite durante el siglo XIX, cuando se construyeron los primeros grandes hoteles que todavía están abiertos. 

Sorrento es también el puerto de embarque a la isla de Capri, para los que deseen visitarla. 

Nápoles

Nápoles: Aunque la “nea polis” fundada por los griegos hace 28 siglos tenga hoy una reputación terrible (sucia, desordenada, caótica), no deja de ser una de las  ciudades con mayor encanto de toda Italia y una de las pocas que conserva su antiguo trazado urbano. Enclavada en la bahía homónima y con el Vesubio como telón de fondo, Nápoles combina fortalezas normandas, palacios reales de los Borbones españoles y barrios populares en los que se rinde culto a Maradona. Canzonetas, magia y mafia al por mayor. Y un tráfico endemoniado.

DÍA 14 | Sorrento - Nápoles

Mañana: Salida de Sorrento hacia Pompeya. Visita guiada por su emblemático Parque Arqueológico. Almuerzo en la zona de las excavaciones y luego traslado a Nápoles.

Llegada al hotel. 

Tarde: comenzamos a recorrer la ciudad Partenopea. 

Noche: Cena. 

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 15 | Nápoles

Mañana: Paseo por las estrechas callejas, iglesias y plazas del centro histórico napolitano. 

Tarde: Tiempo libre. El patrimonio artístico de la ciudad es incalculable. Sugerimos conocer algunos de sus museos, como el “Capodimonte”; visitar la Capilla Sansevero para admirar el “Cristo Velato”, recorrer los claustros y jardines de la Basílica de Santa Clara, tomar un tour por el Teatro San Carlos o simplemente beber un aperitivo mirando la puesta de sol en el barrio de Santa Lucía.

DÍA 16 | Nápoles

Día libre.

Imperdible realizar una visita al Museo Arqueológico, que alberga la colección Farnesio (mármoles romanos) y las colecciones pompeyanas, con todo el material que se recuperó de las excavaciones de Pompeya, Herculano. En el “Gabinetto segreto” se conservan  piezas eróticas de la Roma clásica. 

Roma

Roma es un caso único e irrepetible en la historia del urbanismo: una ciudad que -aunque profundamente transformada- puede todavía reivindicar su continuidad con un pasado milenario. Roma también es una anomalía: la capital de un estado laico en donde funciona la mayor institución religiosa del mundo. Pocas ciudades del planeta poseen tanta grandeza, y hay que haber estado allí para entender cómo sus siete colinas pueden amalgamar armónicamente tres milenios de civilización occidental: ruinas de la época de los Césares, palacios renacentistas, iglesias y fuentes barrocas, avenidas decimonónicas y una ciudad moderna construida sobre la margen izquierda del Tíber. Glamorosa y sucia, católica y herética, frenética e hipnótica. Todos los adjetivos le caben. La “dolce vita” de la segunda posguerra ya hace rato que concluyó, pero el encanto de la Ciudad Eterna es para siempre, como sus colores ocres.

DÍA 17 | Nápoles - Roma

Mañana: Salida hacia Roma donde llegaremos por la tarde.

Noche: Paseo nocturno de la ciudad eterna. 

4 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 18 | Roma

Mañana: Caminata guiada por la “Roma barroca”. A partir del 1600 el papado puso en marcha una reforma urbana que no solo ensanchó la ciudad sino que la convirtió en un teatro para la coreografía eclesiástica. El Barroco aportó su lenguaje dramático, exagerado, e irracional a plazas, palacios, iglesias y fuentes. El manierismo reemplazó al clasicismo y Bernini dejó su sello en varios rincones de la ciudad. 

Tarde: Libre.

DÍA 19 | Roma

Mañana: Caminata guiada por la “Roma arqueológica” enhebrando termas, rincones, basílicas, plazas y mercados, hasta llegar al  antiguo “ghetto” judío. Ya se sabe: “Roma, non basta una vita”.

Tarde: Libre.

DÍA 20 | Roma

Día libre. 

Invitación abierta para trasladarse al suroeste de la ciudad y conocer el barrio del EUR, donde Mussolini soñó celebrar la Exposición Universal de Roma de 1942. Ese nuevo centro monumental fue proyectado siguiendo los preceptos de una arquitectura racionalista contaminada por el tamiz fascista de la Roma imperial con la que soñaba il Duce. Su apuesta y la de sus arquitectos fue consagrar la madurez de la civilización italiana, romana y fascista; hacer de Roma una urbe definitivamente “moderna”. La Segunda Guerra Mundial dio por tierra con la idea de la exposición e interrumpió las obras. Pero el EUR es hoy un barrio que merece una visita diseñada especialmente por Eternautas.

Noche: Cena de despedida. 

DÍA 21 | Roma

Mañana: Tiempo libre en la capital italiana hasta el momento de dirigirse al aeropuerto.

* Las tarifas están expresadas en dólares estadounidenses (USD) y los pagos podrán ser realizados en pesos argentinos (AR$) a la cotización vigente del banco ICBC en la fecha del pago. Los impuestos y percepciones correspondientes a los pagos en pesos de los servicios contratados en el exterior no están incluidos en las tarifas del paquete terrestre y suplemento de habitación single (30% impuesto PAIS y 35% Res. AFIP 4815). Los impuestos y tasas del pasaje aéreo se confirmarán al momento de emitirse el mismo.