Viajes a Europa

BÁLTICOS 2017



Experimente lo mejor de los Bálticos junto a Eternautas:

Los invitamos a conocer los países del Báltico. Recorreremos cinco capitales que, además de tener una historia comercial y geo-política en común, comparten las aguas de uno de los mares más bellos del mundo. Pueblos históricos y ciudades ubicadas sobre lagos o playa serán parte del programa.

Tierra de navegantes y tribus legendarias, las aguas del Báltico eran para los romanos uno de los confines del mundo bárbaro. En la temprana Edad Media la zona estuvo bajo la influencia de los vikingos, un imperio de comerciantes y guerreros escandinavos que aterró con sus pillajes a toda Europa. Finalizadas las cruzadas nórdicas y cristianizada la población, quedaron sentadas las bases de un estado monástico teutónico que se extendió sobre parte de los actuales territorios de Alemania, Polonia, Letonia, Lituania, Estonia y Rusia. El sostenido asentamiento de población de origen germano se tradujo en el florecimiento de una red de ciudades dominadas por la figura del mercader profesional: la Hansa Teutónica. Esta poderosa federación económica monopolizó durante varios siglos el comercio marítimo y terrestre del Báltico y el Mar del Norte. A partir del siglo XVII, con la consolidación de los estados nacionales en el continente, la región báltica devino una arena de conflicto disputada por los superpoderes monárquicos. Cada uno a su turno, los imperios sueco, ruso y alemán fueron definiendo la forma y la identidad contemporánea de la región. La preponderancia de la cultura judío-germana fue puesta a prueba con la política de rusificación llevada adelante por los últimos zares. En la segunda posguerra, bajo el dominio de la URSS comenzó una nueva historia política y cultural.

Nuestro viaje comienza en Cracovia, la más elegante ciudad polaca, poseedora de un espléndido casco histórico que milagrosamente escapó a la destrucción bélica. Es la contracara de la culta y frenética Varsovia, capital del país desde los últimos 5 siglos que parece haber sobrevivido a todo, incluso al apocalipsis que vivió durante la Segunda Guerra Mundial. Vilna, Riga y Tallin, cabezas de las tres pequeñas repúblicas bálticas, son urbes muy distintas entre sí: especialmente barroca la primera, modernista la segunda y medieval la tercera. El paisaje que las abraza es boscoso, salpicado de lagos azules, campos sembrados y playas de arena. Finalmente se llega a San Petersburgo, ciudad símbolo por excelencia (occidentalismo, Antiguo Régimen, revolución comunista, vanguardias culturales, epopeya bélica) en donde cada edificio es una atracción en sí misma así como sus canales, puentes, museos y el imponente río Neva.

Teniendo en cuenta su ubicación junto al mar, el recetario de estos países comparte la veneración por el pescado: bacalaos y salmones ahumados, truchas, carpas, arenques, sardinas, etc. Pero en ninguna carta faltan las carnes de oso, alce o ciervo, frías o calientes, ni las sopas crema, de verduras o borshch. La panificación es muy variada. Los polacos han hecho de su repostería una celebridad, y en San Petersburgo los blinis, dulces o salados, completan el menú.

Para todo turista dispuesto a convertirse en un viajero inquieto, curioso y seguro, el recorrido de Eternautas por los Bálticos garantiza todas las ventajas que tiene hacerlo en grupo pero sin tener que sufrir las incomodidades que generan los paquetes turísticos. Y ese es un motivo para celebrar.

  • Participe de dos conferencias informales antes de la partida.
  • Cuente con la asistencia de un guía de Eternautas durante el viaje.
  • Sumérjase en el pasado y el presente de la región Báltica.
  • Dé sus primeros pasos con el alfabeto cirílico.
  • Tome una copa en el legendario bar del Hotel Astoria de San Petersburgo.
  • Pase una tarde recorriendo el distrito art nouveau de Riga.
  • Visite algunos de los nuevos e impactantes museos que han abierto en Varsovia.
  • Piérdase dentro de los límites amurallados de la Colina de Toompea, en Tallin.
  • Explore durante una tarde el barrio judío extramuros de Cracovia.
  • Navegue por los principales canales de la ciudad de los zares, vodka en mano.
  • Acepte el desafío de enfrentarse a una colección de arte con las dimensiones de la del Hermitage.
  • Cene en un restaurante superviviente del período soviético en Vilna.

Recorrido

  1. Aeropuerto de Cracovia / Cracovia
  2. Cracovia / Varsovia
  3. Varsovia / Vilna
  4. Vilna / Trakai / Riga
  5. Riga / Pärnu / Tallin
  6. Tallin / San Petersburgo
  7. San Petersburgo / Aeropuerto de San Petersburgo

Hoteles

  1. Cracovia 3 noches
  2. Varsovia 3 noches
  3. Vilna 3 noches
  4. Riga 3 noches
  5. Tallin 2 noches
  6. San Petersburgo 6 noches

Total de noches: 20

 

20 noches

INICIO: 07/07 - FINALIZACIÓN: 27/07
(COMPLETO) INICIO: 11/08 - FINALIZACIÓN: 31/08
(COMPLETO) INICIO: 16/08 - FINALIZACIÓN: 05/09
(COMPLETO)

             Precio        Que incluye

Mapa de recorrido

"Un viaje completamente atípico, desde el diseño de los recorridos hasta las exhaustivas charlas previas. Un tour ideal para los que no nos gusta viajar en tour. Destacamos la calidez y preparación de los guías y esperamos repetir pronto la experiencia."

Caro y Carlos Belloso

testimonios