Mayo 2018

05 de mayo / Inicio

23 de mayo / Finalización

USD 4.190*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

USD 1.100*

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 1.090*

suplemento habitación single

Opcional

Septiembre 2018

Fecha a confirmar

USD 4.190*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

Tarifa a confirmar

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 1.090*

suplemento habitación single

Opcional

Viajar a Grecia es mucho más que visitar un país donde el sol caliente, el mar azul profundo y esas islas de callejuelas estrechas y casas blancas obran como imán turístico desde hace mucho tiempo. Soñada o imaginada, mal conocida, Grecia fue redescubierta paulatinamente por Occidente a partir del siglo XVIII. Esa Europa moderna en proceso de cambios radicales se topó de pronto con los restos de la civilización clásica. Políticos, militares, diplomáticos, poetas, diletantes y novelistas comenzaron a interesarse por la serenidad y belleza de sus monumentos y fue entonces cuando se consolidó el gusto por lo griego. Oportunamente hicieron su aparición los saqueadores, y buena parte de los restos materiales de lo que empezaba a ser considerado uno de los períodos más espléndidos de la humanidad fueron a parar a colecciones privadas y museos públicos europeos. Este interés de Occidente por la antigüedad clásica fue un puntapié importante para el nacimiento del nacionalismo griego de comienzos del siglo XIX, que precipitó una guerra de independencia contra la opresión otomana. Ese primer estado griego que surgió a partir de 1830, considerablemente menor al actual, es el que nos proponemos recorrer a lo largo de 18 noches.

Nuestro viaje comienza en Atenas, la única urbe capaz de rivalizar con Roma y Jerusalén por su glorioso pasado y su influencia sobre la civilización occidental. Todavía hoy, yendo en dirección a Oriente, Atenas es la última gran ciudad europea del continente. Y la primera si se viaja en dirección contraria. Esto supone una combinación singular de ambas culturas. Es una ciudad que habrá que explorar con ánimo inquisitivo, porque su pasado y su belleza están inmersos en medio de una proliferación de construcciones modernas. Sus ocho colinas, sus mercados callejeros que evocan a los turcos, los patios sombreados por palmeras y esas casas con postigos de madera y balcones llenos de geranios y jazmines encantarán a todos.

El viaje continua por el Peloponeso, la península meridional griega que queda separada del continente por el istmo de Corinto. Es una región riquísima en historia y bellos paisajes. En el rincón noroeste se encuentran los antiguos emplazamientos de Epidauro, Corinto -uno de los más activos puertos de la antigüedad- y Micenas, con sus complejos palaciegos y tumbas reales de célebre fama. El mar está siempre cerca. Más al sur, Mani es una región de valles cubiertos de flores silvestres y montañas lóbregas en la que extrañas torres de piedra sirvieron de vivienda y refugio. Monemvasía tiene el encanto de toda ciudad vieja: calles de piedra adoquinada, una red de casas con diminutos patios y jardines amurallados y una fortaleza veneciana elevada, desde la que se contemplan fabulosos panoramas. Ubicada en el centro del Peloponeso, Mistrá es una región mágica y de luz resplandeciente, donde veremos suntuosos palacios bizantinos, fantasmagóricos monasterios e iglesias adornadas con exquisitos frescos.

Volamos luego a Rodas, la isla más extensa del Dodecaneso. Su capital y puerto es posiblemente el mejor ejemplo sobreviviente en todo el planeta de una ciudad medieval fortificada. Más al sur, Lindos es un laberinto de calles tortuosas coronadas por una imponente Acrópolis.

Les proponemos un viaje por una Grecia atípica, que evita las hordas que se dan cita en las islas Cícladas y el Egeo meridional, lugar simbólico del turismo griego, y que explora en cambio una región de fuerte peso cultural y bellezas naturales. Por su geografía e historia, su gastronomía es típicamente mediterránea, con técnicas, ingredientes y sabores que comparte con Italia y Oriente Medio.

Para todo turista dispuesto a convertirse en un viajero inquieto, curioso y seguro, el recorrido de Eternautas por Grecia garantiza todas las ventajas que tiene hacerlo en grupo pero sin tener que sufrir las incomodidades que generan los paquetes turísticos. Y ese es un motivo para celebrar.

ITINERARIO Día por Día

Atenas

La contribución ateniense a la cultura política, urbanística, filosófica, literaria, científica, ética y artística de la civilización occidental es un hecho fuera de discusión. Con sus tres mil años de historia, Atenas es una ciudad rica en restos arqueológicos y monumentos de todas épocas. Pero también una urbe moderna que seduce con armas sutiles: su paleta de colores, su paisaje urbano, sus cafés y cuestas que permiten contemplarla desde diferentes puntos.

DÍA 1 | Atenas

Llegada a Atenas. Encuentro con el guía en el aeropuerto.

Traslado al hotel.

Tarde: Caminata orientativa por los alrededores del hotel.

Noche: Cena de bienvenida.

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 2 | Atenas

Mañana: Visitamos uno de los más icónicos sitios de la antigüedad clásica: la Acrópolis, ubicada en la parte alta de la elevada meseta que domina Atenas. El Partenón es allí el templo más importante pero no el único consagrado a la diosa Atenea. Bajamos luego hacia Plaka, la parte baja y más pintoresca de la ciudad antigua. Tiempo libre para almorzar.

Tarde: El barrio histórico del Ágora Antigua, centro político, religioso y comercial de la ciudad, es un oasis verde en medio de la abigarrada Atenas. Allí se conservan el templo dórico de Hefesto, el pórtico helenístico Estoa de Átalo, los restos de la famosa Biblioteca de Adriano y la sección romana de la vieja polis.

DÍA 3 | Atenas

Mañana: Visita al Museo Arqueológico Nacional.

Tarde: Libre.

DÍA 4 | Atenas - Delfos

Mañana: Camino a Delfos paramos en un pueblo a los pies del Monte Parnaso con algunas pequeñas iglesias bizantinas de frescos muy bien conservados. Tiempo libre para almorzar.

Tarde: Debido a su oráculo, Delfos era uno de los sitios más sagrados de la antigüedad clásica y el mundo helénico lo consideraba su centro. Visita a la ciudad antigua y a los célebres templos que custodiaban los tesoros y ofrendas que depositaban los visitantes.

Tiempo libre para visitar el museo arqueológico.

Noche: Cena.

1 noche de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 5 | Delfos - Olimpia

Mañana: Salida hacia el Peloponeso en dirección a la ciudad de Olimpia. De camino se visita Naupacto, cuartel general de la flota ateniense durante las Guerras del Peloponeso. Casi dos milenios más tarde tuvo lugar allí la famosa batalla de Lepanto, (1571) entre la Liga Santa y el imperio otomano, aquella en la que Miguel de Cervantes perdió la movilidad de su mano izquierda.

Seguimos camino hacia Olimpia, cruzando el puente sobre el Canal de Corinto.

Noche: Cena en el hotel.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 6 | Olimpia

Mañana: La Olimpia clásica era un importante centro religioso consagrado al dios Zeus, cuya colosal estatua era considerada una de las siete maravillas. Pero por supuesto la ciudad fue también famosa por los juegos atléticos que se celebraban allí cada cuatro años. Su museo arqueológico exhibe piezas de bronce y terracota únicas en el mundo. Lo recorremos así como el sitio donde tenían lugar las competencias.

Tarde libre para pasear el pueblo y relajarse entre las colinas plantadas con olivares.

Noche: Cena en el hotel.

DÍA 7 | Olimpia - Kalamata

Mañana: Exploramos el yacimiento del complejo real del mítico rey Néstor el Sabio, uno de los argonautas. La siguiente parada es el pueblo en la bahía de Pilos. Tiempo libre para almorzar. Por la tarde se visita una de las fortalezas más grandes que se asoman al Mediterráneo: el castillo veneciano de Modona (siglo XIII), utilizado como centro del tránsito de los peregrinos que se dirigían a Tierra Santa.

Llegada a Kalamata, importante puerto del sur de la península, capital de Mesenia y uno de los principales centros de producción de aceite de oliva.

Noche: Cena en el hotel.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 8 | Kalamata

Mañana: Paseo por la homérica Mesenia, desde donde habrían partido los colonos que poblaron Sicilia en el siglo VII a.C. Como fortaleza bizantina, Kalamata cobró importancia durante las cruzadas medievales antes de caer alternativamente bajo el dominio veneciano y otomano.

Tarde: Tiempo libre para pasear por la ciudad o disfrutar la bella playa del hotel.

DÍA 9 | Kalamata - Monemvasía

Día de paisajes espectaculares en el sur del Peloponeso. Luego de atravesar un camino de montaña se llega a Kardamili, otra ciudad homérica cuyas construcciones siguen una mezcla del tradicional estilo griego combinado con el veneciano. Allí se visita la Cueva de Diros, un lago subterráneo con cavernas y túneles tapizados de estalactitas y estalagmitas que se recorre en pequeños botes a lo largo de 2 km.

Almuerzo y tiempo libre en el encantador pueblo de Areopoli, “Ciudad de Ares”, el dios griego de la guerra.

Tarde: Luego del almuerzo nos dirigimos a través de la península de Monemvasía, en la costa este del Peloponeso, la cual cuenta con un buen número de monumentos históricos, arcos, escalinatas y murallas venecianas.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 10 | Monemvasía

Mañana: Visita a la ciudad fortificada, “excavada” en la parte trasera del peñón que sobresale al mar e invisible desde tierra firme.

Tarde: Libre para disfrutar de la playa, la ciudad o el hotel de campo con sus espléndidas vistas.

DÍA 11 | Monemvasía - Nauplia

Mañana: En el centro de la península se encuentran las ruinas de la mítica Esparta, una de las ciudades más antiguas de Europa cuyo poderío militar colocó a la polis al mismo nivel de importancia que Atenas y Tebas. Tiempo libre para almorzar.

Tarde: Ubicada a pocos kilómetros, Mistrá fue en el pasado otro importante centro monástico. Visitamos los restos de algunas magníficas iglesias bizantinas y sus monasterios, así como el Museo Arqueológico. A última hora de la tarde llegamos a Nauplia, primera capital de la Grecia moderna en el siglo XIX.

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 12 | Nauplia

Durante el día se recorre la región de Argólida, donde se halla Epidauro ciudad-estado famosa por su teatro, símbolo y modelo de todos los de la antigüedad. La ciudad fue también santuario del más importante dios-médico Esculapio, y atraía a enfermos que pedían la curación de males desconocidos. Almuerzo en un restaurante típico de la zona.

Tarde: Visita a Micenas, el antiguo reino de Agamenón, rico en oro. Entre los restos más visibles de su yacimiento arqueológico se cuentan los muros ciclópeos de las ruinas de la acrópolis, la Puerta de los Leones y las construcciones funerarias.

Regreso a Nauplia.

DÍA 13 | Nauplia

Mañana: Por ser un puerto importante, la ciudad de Nauplia tiene una larga historia de ocupaciones extranjeras. La dominación veneciana dejó muchas huellas, especialmente todo su sistema defensivo. Luego de recorrer el barrio veneciano se cruza en bote al castillo medieval de Bourtzi, otra fortaleza situada en el medio de la bahía. Luego continuamos visitando la fortaleza-prisión de Palamidi en lo alto de la montaña sobre la ciudad y la bahía de Nauplio.

Resto del día: Libre para disfrutar de la playa o pasear por la ciudad.

DÍA 14 | Nauplia - Antigua Corinto - Aeropuerto - Rodas

Mañana: La poderosa Corinto griega fue saqueada y destruida varias veces, y la ciudad romana y medieval que se construyó encima de sus restos fue reiteradamente destruida por terremotos e incendios. Visitamos las termas y santuarios arqueológicos del yacimiento antes de hacer una breve parada en el istmo que conecta al Peloponeso con el continente.

Tarde: Llegada al aeropuerto de Atenas para tomar el vuelo a Rodas, la isla griega más extensa del archipiélago del Dodecaneso.

Llegada a Rodas. Traslado al hotel.

Noche: Cena.

4 noches de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 15 | Rodas

Mañana: Famosa desde la antigüedad por su Coloso, Rodas es una de las ciudades góticas mejor preservadas de Europa. Visitamos el casco antiguo del bastión medieval, importante centro de operaciones de los cruzados entre los siglos XII y XIV. También los restos del antiguo barrio judío y su sinagoga.

Resto del día: Libre.

Noche: Cena.

DÍA 16 | Rodas

Día libre para descansar, seguir explorando el casco histórico o disfrutar de las bellas playas de la isla.

Noche: Cena.

DÍA 17 | Rodas

Paseo al sur de la isla para visitar la localidad de Lindos, ubicada en una amplia bahía sobe la costa este. Este pueblo de casas blancas y techos de tejas es uno de los rincones más escenográficos de Rodas. En su cima se encuentra un templo dedicado a Atenea Lindas que garantiza espectaculares vistas del mar y el pueblo.

Tiempo libre para almorzar y pasear.

Regreso al hotel y resto de la tarde libre.

Noche: Cena.

DÍA 18 | Rodas - Atenas

Mañana: Vuelo de regreso a Atenas.

Traslado al hotel y resto del día libre para visitar algún museo y/o realizar compras.

Noche: Cena de despedida.

1 noche de alojamiento c/ desayuno.

DÍA 19 | Atenas

Tiempo libre hasta el momento de dirigirse al aeropuerto.

* Las tarifas están expresadas en dólares estadounidenses (USD) y los pagos podrán ser realizados en pesos argentinos (AR$) a la cotización vigente del banco ICBC en la fecha del pago. Los impuestos y tasas del pasaje aéreo se confirmarán al momento de emitirse el mismo.