Junio 2020

22 de junio / Inicio

17 de julio / Finalización

USD 5.690*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

Tarifa a confirmar.

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 2.290*

suplemento habitación single

Opcional

Julio 2020

04 de julio / Inicio

29 de julio / Finalización

USD 5.690*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

Tarifa a confirmar.

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 2.290*

suplemento habitación single

Opcional

Tierra de navegantes y tribus legendarias, las aguas del Báltico fueron para los romanos uno de los confines del mundo bárbaro. En la temprana Edad Media la zona estuvo bajo influencia de los  vikingos, un imperio de comerciantes y guerreros escandinavos que aterró con sus pillajes a toda Europa. Finalizadas las cruzadas nórdicas y cristianizada la población, quedaron sentadas las bases de un estado monástico teutónico que se extendió sobre parte de los actuales territorios de Alemania, Polonia, Letonia, Lituania, Estonia y Rusia. El sostenido asentamiento de población de  origen germano se tradujo en el florecimiento de una red de ciudades dominadas por la figura del mercader  profesional: la Hansa Teutónica. Esta poderosa federación económica monopolizó  durante varios siglos el comercio marítimo y terrestre del Báltico y el Mar del Norte. A partir del siglo XVII, con la consolidación de los estados nacionales en el continente, la región báltica devino  una arena de conflicto disputada por los superpoderes monárquicos. Cada uno a su turno, los imperios sueco, ruso y alemán fueron definiendo la forma y la identidad contemporánea de la región.  La preponderancia económica y cultural judío-germana fue puesta a prueba con la política de rusificación llevada adelante por los últimos zares y los procesos bélicos del siglo XX. En las últimas  dos décadas, ya libre del dominio soviético, comenzó una nueva historia política y cultural.

Los invitamos a conocer los países del Báltico. Recorreremos seis ciudades que tienen una historia comercial y geopolítica en común. También serán parte del programa pueblos históricos ubicados en el centro de lagos o sobre un litoral de enormes  extensiones de arena.

Nuestro viaje comienza en Cracovia. La más elegante ciudad polaca posee un espléndido casco histórico que -milagrosamente- escapó a la destrucción bélica. Es la contracara de la culta y frenética Varsovia, capital del país desde los últimos 5 siglos y que parece haber sobrevivido a todo, incluso al Apocalipsis que vivió durante la Segunda Guerra Mundial. Vilna, Riga y Tallin, cabezas de las  tres pequeñas repúblicas bálticas, son urbes muy distintas entre sí: especialmente barroca la primera, modernista la segunda y medieval la tercera. El paisaje que las abraza es boscoso, salpicado  de lagos azules, tierras de cultivo o playas marítimas. Se llega luego a San Petersburgo, ciudad símbolo por excelencia (occidentalismo, Antiguo Régimen, revolución  comunista, vanguardias  culturales, epopeya bélica) en donde cada edificio es una atracción en sí misma, así como sus canales, puentes, museos y el imponente río Neva. Para terminar nuestro periplo llegamos en tren a la  capital de la Federación Rusa. Pocas ciudades experimentaron tantos cambios en el siglo pasado como Moscú. Una ciudad modesta que se convirtió en el centro de una utopía modernista y futurista y se expandió grandiosa y monumental. La ciudad más grande Europa es hoy una megalopolis fascinante, de una energía palpable en las calles y en la gente. Literalmente, de otra galaxia.

Teniendo en cuenta su ubicación junto al mar, el recetario de estos países comparte la veneración por el pescado: bacalaos y salmones ahumados, truchas, carpas, arenques, sardinas, etc. Pero en  ninguna carta faltan las carnes de oso, alce o ciervo, frías o calientes, ni las sopas crema, de verduras o borshch. La panificación es muy variada. Los polacos han hecho de su repostería una  celebridad y en San Petersburgo los blinis, dulces o salados, completan el menú.

Para todo turista dispuesto a convertirse en un viajero inquieto, curioso y seguro, el recorrido de Eternautas por los Bálticos garantiza todas las ventajas que tiene hacerlo en grupo pero sin tener  que sufrir las incomodidades que generan los paquetes turísticos. Y ese es un motivo para celebrar.

ITINERARIO Día por Día

Cracovia

Cracovia es una ciudad real solemne, gótica y renacentista. Por ser la antigua capital del país tiene un gran peso en la memoria, identidad y  cultura polacas pero lejos está de ser una “ciudad-museo”. Cracovia apuesta hoy a recuperar su tradición multiétnica perdida como  consecuencia del Holocausto. Kazimierz, la antigua judería, es un laboratorio de recuperación de un mundo que desapareció. Mocak, otrora  zona industrial, se ha revitalizado con la apertura de museos como el de arte contemporáneo, ubicado en la antigua fábrica de Oskar Schindler.

DÍA 1 | Cracovia

Llegada a Cracovia.

Traslado al hotel.

Tarde: Caminata orientativa por el entorno del hotel.

Noche: Cena de bienvenida.

3 noches de alojamiento con desayuno.

DÍA 2 | Cracovia

Mañana: Recorrido panorámico por la antigua ciudad real, incluyendo la colina del Castillo Wawel, los patios de la Catedral y el interior del
espacio urbano limitado por las Planty –el cinturón verde por donde antes corría la muralla medieval- que conforma el Casco Viejo: la Plaza  del Mercado con su Ayuntamiento, la Lonja del Paño y la Iglesia de Santa María, entre otros puntos de interés.

Tarde: Libre.

DÍA 3 | Cracovia

Mañana: Visita del barrio judío de Kasimierz, uno de los puntos más emblemáticos de la cultura judía en Europa. Entrada organizada para  conocer la sinagoga Remuh, la única que continúa activa en el barrio. Llegaremos también a la zona llamada Podgorze donde se instaurará el  Ghetto. En el corazón del Ghetto haremos una parada en la llamada Plaza de los héroes del gueto (Plac Bohaterów Getta), donde un conjunto  de decenas de sillas representa cada una a mil personas que perdieron la vida durante la ocupación Nazi.

Tarde: Libre.

Varsovia

Varsovia es la ciudad más grande de Polonia y su capital desde 1596. Desde comienzos del siglo XIX el hecho de ser la metrópoli más  occidental del imperio ruso la convirtió en un polo industrial, comercial y cultural y su desarrollo urbano continuó durante el período de  entreguerras. Pero las innumerables bombas nazis y soviéticas de la segunda contienda la dejaron literalmente arrasada y su entramado  actual remite al de una ciudad que tuvo que empezar de cero. Sin renunciar a su identidad, prácticamente todo es nuevo, incluso el  reconstruido “casco viejo”. Conocer la Varsovia del siglo XXI es una experiencia imborrable.

DÍA 4 | Varsovia

Mediodía: Llegada a Varsovia. Traslado al hotel.

Tarde: Breve panorámica de la ciudad y visita al interior del Palacio de la Cultura y la Ciencia, símbolo urbano por excelencia de la nueva  Varsovia e imborrable recuerdo de la presencia soviética durante la segunda posguerra.

Noche: Cena.

3 noches de alojamiento con desayuno.

DÍA 5 | Varsovia

Mañana: La Ruta Real en un paseo urbanístico que enlaza las principales  residencias y parques de la realeza polaca, que se alinean junto a iglesias, monumentos y otros edificios emblemáticos. En esta caminata pasamos delante del Palacio Presidencial y la Universidad de Varsovia antes de ingresar al casco histórico meticulosamente reconstruido durante la década del cincuenta. Algunos de sus principales sitios de  interés son la Columna del rey Segismundo III y la Plaza del Castillo, la Catedral de San Juan y la Plaza del Mercado.

Luego de una exhaustiva caminata por el casco antiguo nos adentramos en el tristemente célebre ghetto judio de Varsovia. Allí terminamos la  visita frente al museo POLIN, para que lo visiten quienes así lo deseen.

Tarde: Libre.

DÍA 6 | Varsovia

Mañana: El parque del Palacio Lazienki es uno de los más interesantes y alberga varios monumentos, como el consagrado a Federico  Chopin. Luego de recorrerlo vamos a la zona de la ciudad que recuerda la hecatombe sufrida a mediados del siglo XX: el sector donde se  instaló el gueto judío y el monumento a los héroes del levantamiento de Varsovia. Visitamos el cementerio judio, único en el mundo por su  extensión y por haberse extrañamente salvado de la destrucción de la ciudad por parte del ejercito alemán. Almuerzo libre.

Tarde: Libre.

Vilna

Durante la Edad Media un antiguo asentamiento lituano se vio forzado a relocalizarse río abajo y fue entonces cuando Vilna se convirtió en la capital del Gran Ducado de Lituania. Artesanos y comerciantes de toda Europa fueron convocados a la nueva metrópoli: lituanos,  germanos, eslavos y especialmente una creciente comunidad judía, que impulsó el desarrollo comercial y estructural de la ciudad hasta  mediados del siglo XX. La limpieza étnica emprendida por nazis y soviéticos puso punto final al esplendor de la “Jerusalén del Norte” pero no a la belleza de una de las ciudades más antiguas de Europa. El antiguo casco y la ciudad nueva conforman hoy un conjunto renovado y  animado que encantará a todos sus visitantes.

DÍA 7 | Vilna

Salida en bus privado. Almuerzo (libre) en Bialystok.

A última hora de la tarde llegamos a Vilna.

Noche: Cena.

3 noches de alojamiento con desayuno

DÍA 8 | Vilna

Mañana: El casco antiguo de Vilna es uno de los mayores del continente: cerca de 1.500 construcciones históricas conforman un paisaje de  agujas, cúpulas, torreones y espadañas que van del gótico al posmodernismo y se desparraman en calles estrechas, tranquilos patios y puentes que conectan uno y otro lado del río. Lo recorremos en esta completa caminata. Almuerzo libre.

Tarde: Libre para explorar la “república de Uzupis”, barrio disidente de la ciudad poblado de artistas, soñadores y cafés.

DÍA 9 | Vilna - Trakai - Vilna

Mañana: El antiguo Ducado de Trakai se desarrolló en torno a dos castillos construidos en el siglo XIV en la zona lacustre habitada por  comunidades lituanas, polacas, rusas, judías y tártaras. Rodeado por un boscoso parque nacional, su cercanía con Vilna lo convirtió en un  destino favorito para excursiones desde la capital. Su aspecto actual es resultado de una reconstrucción emprendida en la posguerra que  apuntó a glorificar el pasado feudal de Lituania. Almuerzo libre y tiempo para navegación en velero. Regreso a Vilna aproximadamente 15 hs.

Resto de la tarde: Libre.

Riga

Riga, situada en el golfo donde desemboca el río Daugava, es la más grande de las tres capitales bálticas. Fue fundada en 1201 por cruzados escandinavos que buscaban subyugar a la población pagana. A lo largo del siglo XIII -y bajo el influjo de la pujante Liga Hanseática-  la ciudad se convirtió en un importante emporio comercial. Cayó luego bajo sucesivos dominios sueco y ruso hasta que, en 1918, fue  nombrada capital de la independiente Letonia. La belleza de su casco antiguo descansa en los diversos estilos arquitectónicos de sus  construcciones: gótico, renacentista, barroco, neoclásico, art nouveau, etc.

DÍA 10 | Vilna - Riga

Salida en dirección a Riga, a la que se arriba pasado el mediodía.

Tarde: Visita panorámica del centro histórico ubicado sobre la margen derecha del Daugava. Su legado arquitectónico de gran belleza y  encanto incluye el antiguo Ayuntamiento de las Cabezas Negras, la torre del Polvorín, la Puerta Sueca, la iglesia de San Pedro, la Dome  Catedral y las casas de los gremios de comerciantes más importantes. La segunda parte del recorrido se concentra en el sugerente y fascinante distrito art nouveau.

Noche: Cena.

3 noches de alojamiento con desayuno.

DÍA 11 | Riga

Mañana: Visita al Museo Etnográfico a Cielo Abierto de Riga, un gran parque que combina historia con naturaleza y explora el pasado y el
presente de Letonia y su gente. Luego se recorre el litoral báltico incluyendo una parada en el balneario de Jürmala. Almuerzo libre.

Regreso a Riga.

Tarde: Libre.

DÍA 12 | Riga

Día libre para explorar por cuenta propia el edificio de la Biblioteca Nacional, los mercados, museos, parques y diversos rincones de esta importante ciudad.

DÍA 13 | Riga - Pärnu - Tallin

Mañana: De camino a Tallin realizamos una parada en Pärnu, “capital estival” estona con playas de arena blanca y antiguos caserones de  madera. Almuerzo y tiempo libre.

Llegada a Tallin.

Tarde: Caminata por la zona alta de Tallin, llamada Toompea. Entraremos a ver la iglesia de Santa Maria, con una de las mejores  colecciones de escudos policromados pertenecientes a las grandes familias Balto alemanas. También durante la tarde llegaremos a los  miradores, sorpresivas terrazas desde donde se aprecian las murallas y se entiende el carácter medieval de la ciudad.

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento con desayuno.

Tallin

Tallin: Ubicada en la costa sur del Golfo de Finlandia, la capital de Estonia es la urbe medieval más antigua del norte de Europa. La ciudad vieja -fundada y amurallada por la aristocracia danesa- fue desde el siglo XVI un objetivo geopolítico sucesivamente disputado por  suecos, rusos, nazis y soviéticos. Ese casco sobrevivió a las bombas de la Segunda Guerra y se preserva sorprendentemente bien conservado,  motivo por el cual la UNESCO lo incluyó en su listado de bienes patrimoniales. En torno a él se extiende una urbe que combina la influencia escandinava, el brutalismo socialista y la arquitectura contemporánea europea.

DÍA 14 | Tallin

Mañana: Un paseo por los pintoresco barrios que rodean la ciudad. Barrios como Kadriog y Kalamaya con sus casas de madera de inspiración finlandesa. Luego caminata por la zona baja del casco histórico, cuyas estrechas calles adoquinadas, pasajes e iglesias como las de San Olaf y San Nicolás convergen en la Plaza del Ayuntamiento.

Tarde: Libre.

San Petersburgo

Ciudad sin raíces levantada por Pedro el Grande en la pantanosa costa báltica, San Petersburgo constituye una pieza maestra en la  consolidación del imperialismo zarista. Ventana rusa sobre Europa occidental, fantasía urbanística barroca y neoclásica, ciudad de Anna  Karenina y de Raskolnikov, escenario de tres revoluciones míticas y horroroso teatro de operaciones durante la última guerra mundial, la  sexta metrópoli europea es inconmensurable y excesiva, imperial y monumental. No parece difícil que allí el pasado y el mito trasciendan el  presente. Habrá que averiguarlo.

DÍA 15 | Tallin - San Petersburgo

Mañana: Salida en bus bordeando el Golfo de Finlandia. Almuerzo libre.

Llegada a San Petersburgo por la tarde.

Tarde: Caminata orientativa por un tramo de la Perspectiva Nevski, principal boulevard de la ciudad por su arquitectura, su actividad  comercial y su vida nocturna.

6 noches de alojamiento con desayuno.

DÍA 16 | San Petersburgo

Día completo: Recorremos a pie y en bus algunos de los bulevares, plazas, canales, miradores y monumentos más emblemáticos del centro  histórico, incluyendo la vista del Neva desde la Strelka de la Isla Vasilievski, el Crucero Aurora, la estación Vitebsky, las construcciones de la  época de Pedro I, la catedral de Kazan y el Monumento al Sitio de Leningrado. Almuerzo libre.

 

Día completo de actividades y visitas para intentar abarcar y conocer la ciudad más poblada del mundo al norte del paralelo 55. El orden de las visitas puede ser modificado por posibles eventos o a fin de evitar el intenso tráfico de la ciudad.

DÍA 17 | San Petersburgo

Mañana: El Hermitage, una de las colecciones de arte más importantes del mundo, se despliega en varios de los edificios que fueron la sede  del poder autocrático zarista. En esta visita privada recorremos los salones, escalinatas, grandes halls, rotondas y el área del trono del Palacio  de Invierno, que en 1917 fue el escenario de la segunda revolución más mítica de la historia. Se ve también parte de la colección de arte  italiana, española y flamenca. Concluida la visita cada viajero podrá seguir recorriendo el museo por su cuenta.

Tarde: Libre.

DÍA 18 | San Petersbugo

La Catedral de San Isaac, uno de los edificios más grandes del mundo, combina toneladas de granito con oro macizo. Luego de visitarla  emprendemos una caminata por un sector del corazón histórico que incluye la Plaza del Palacio de Invierno (escenario del “Domingo  sangriento” de 1905) y el primer tramo de la Perspectiva Nevski, antes de arribar a la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, de  multicolores cúpulas y un interior despampanante que se cuenta entre los principales atractivos de la ciudad.

DÍA 19 | Petrodvorets - San Petersburgo

Una excursión hasta Peterhof (“la corte de Pedro” en alemán), el suntuoso palacio que Pedro el Grande mandó construir a principios del  siglo XVIII en los suburbios de su nueva capital. Arquitectos, paisajistas y escultores de toda Europa proyectaron un Versalles báltico y  barroco que simbolizara la grandeza y el poderío de Rusia. El conjunto de edificios, fuentes y parques fue severamente dañado durante la  Segunda Guerra Mundial, pero cuidadosamente restaurado en los años que siguieron. Fue entonces cuando su nombre fue desgermanizado y traducido al ruso: Petrodvorets. De camino pasamos por la Avenida de las Huelgas y su célebre fábrica Kìrov, epicentro de los  movimientos revolucionarios de 1905 y 1917. También nos detenemos en una zona de urbanización de la época estalinista.

Almuerzo libre y regreso a San Petersburgo en aliscafo.

Llegada aproximada a las 15:30 hs.

Resto de la tarde: Libre.

Noche: Una ciudad con tantos canales es una invitación a navegarla. Durante aproximadamente hora y media redescubrimos su belleza y  su iluminación nocturna, pero esta vez desde el agua.

DÍA 20 | San Petersburgo

Día libre para seguir conociendo las innumerables posibilidades que ofrece esta ciudad.

Moscú

Moscú vive hoy una nueva era de apogeo. La escala de la ciudad es intimidante, pero a las pocas horas de estar en ella no queda la menor duda de que se ha llegado a una de las principales ciudades del globo. La explosión de energía que la atraviesa durante día y noche  corre en paralelo con su turbulenta herencia histórica y sus inmensas dosis de poder y capitalismo. Pocos lugares en el mundo tienen tanto  para ofrecer.

DÍA 21 | San Petersburgo - Moscú

Mañana: Tren expreso de San Petersburgo / Moscú. Llegada a las 13 hs. aproximadamente.

Traslado al hotel.

Almuerzo libre.

Tarde: Caminata por el entorno del hotel y uno de sus barrios emblemáticos: Kitay Gorod.

5 noches de alojamiento con desayuno.

DÍA 22 | Moscú

Mañana: En este recorrido panorámico conoceremos algunos de los atractivos de esta inmensa megalópolis: la Plaza Roja y su entorno,  dominado por la Catedral de San Basilio y las tiendas GUM. La plaza del Bolshoi, el Hotel Metropol, la nueva avenida Arbat, el parque con los  Monumentos a los Héroes de la Gran Guerra Patriótica y el mirador de la Universidad. Almuerzo libre.

Tarde: Paradas en el Hotel Ukrania (una de las “siete hermanas”), la Academia de las Ciencias y Parque Gorki.

Resto de la tarde libre.

DÍA 23 | Moscú

Mañana: Visita al interior del Kremlin, recinto amurallado medieval a partir del cual se desarrolló la ciudad. Ingreso a las tres catedrales  principales de la fortaleza y al edificio de la Armería, primer museo público de Moscú que conserva suntuosos tesoros, tronos y vestidos  acumulados por los zares durante varios siglos.

Tarde: Libre.

DÍA 24 | Moscú

Mañana: Recorrida por el Metro de Moscú, a la vez un medio de transporte, un museo de la arquitectura soviética y un programa ideológico  del comunismo. Terminamos el paseo por las estaciones del metro en la Plaza Roja, donde tendremos entrada preferencial para ver el mausoleo de Lenin.

Tarde: Libre.

DÍA 25 | Moscú

Mañana: Visita del parque VDNKh, el Centro Panruso de Exposiciones que se encuentra en la parte norte de la ciudad. En los pabellones  levantados allí durante la era soviética cada república socialista exhibió sus logros. Hoy son el testimonio de una utopía del siglo XX. Se visita  también el reconstruido pabellón de la Expo Universal de París de 1937 (que obtuvo la medalla de oro) y el Monumento al Cosmonauta.

Tarde: Libre.

Noche: Cena de despedida.

DÍA 26 | Moscú

Mañana: Libre.

Traslado al aeropuerto después del mediodía.

* Las tarifas están expresadas en dólares estadounidenses (USD) y los pagos podrán ser realizados en pesos argentinos (AR$) a la cotización vigente del banco ICBC en la fecha del pago. Los impuestos y tasas del pasaje aéreo se confirmarán al momento de emitirse el mismo.