Mayo 2018 - 1ra salida

19 de mayo / Inicio

06 de junio / Finalización

USD 4.290*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

USD 1.080*

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 1.200*

suplemento habitación single

Opcional

Mayo 2018 - 2da salida

23 de mayo / Inicio

10 de junio / Finalización

USD 4.290*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

USD 1.190*

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 1.200*

suplemento habitación single

Opcional

Septiembre 2018

22 de septiembre / Inicio

10 de octubre / Finalización

USD 4.290*

Paquete tierra en base doble

(no incluye aéreo)

USD 1.090*

+ impuestos y tasas*

Pasaje Aéreo

Opcional

USD 1.200*

suplemento habitación single

Opcional

La palabra turca Balcanes (Balkan), que significa «montaña», no fue el único ni el más frecuente nombre de esta región hasta mediados del siglo XIX. Pero es indudable que la geografía es lo que principalmente ha marcado el destino balcánico. La península ocupa una posición central -y no marginal- en el continente europeo, situada entre diferentes Europas (la católica, la protestante, la ortodoxa, la islámica) y a orillas del mar Mediterráneo. Pero a su vez fue siempre un puente con Asia, o su frontera desde que a fines del siglo IV se dividiera al Imperio Romano en dos hemisferios: el latino de occidente y el griego de oriente. La cultura balcánica fue durante todo el milenio del período bizantino la reserva de la tradición helenística fusionada con el legado de San Pablo, por eso los Balcanes se ven a sí mismos como «cuna de la cultura europea». Hoy en día se tiende a calificar de balcánicos a aquellos países que estuvieron bajo la dominación otomana entre los siglos XIV y XX, vinculando así lo balcánico a las influencias culturales orientales. Pero la mayoría de los países de la península prefieren el calificativo «centroeuropeo» ya que el adjetivo «balcánico » hace tiempo dejó de designar un territorio geográfico y empezó a encerrar un significado metafórico de matiz peyorativo, sinónimo de lo «primitivo», «incivilizado» y sobre todo, «conflictivo» de esa Europa que se presume moderna y civilizada.

Nuestro viaje por los Balcanes se concentra en la vertiente occidental de la cadena montañosa transitando por cinco países de la antigua Yugoslavia: Serbia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia y Montenegro. El foco está puesto en las variantes étnicas de la región (serbios, croatas, musulmanes), su multitud de lenguas, los dos alfabetos empleados (cirílico, latino) y las tres creencias religiosas que se practican (cristianos ortodoxos, musulmanes, cristianos católicos). Una sociedad pluricultural, trágicamente explosiva en su pasado reciente pero testigo de muchos momentos de convivencia pacífica a lo largo de su historia. Sin ir más lejos, y a pesar de las recientes posturas separatistas, nacionalistas y radicales, hoy en día está en auge la denominada yugonostalgia.

El paisaje tiene aquí tanto peso como la historia: montañas escarpadas, frondosos bosques, lagos cristalinos, cuevas talladas pacientemente por ríos subterráneos y una accidentada costa mediterránea salpicada de ciudades medievales que la UNESCO declaró “patrimonio de la Humanidad”. La mezcla de civilizaciones también ha dejado su herencia en la música y en los diversos sabores de su heterogénea cocina.

Para todo turista dispuesto a convertirse en un viajero inquieto, curioso y seguro, el recorrido de Eternautas por los Balcanes garantiza todas las ventajas que tiene hacerlo en grupo pero sin tener que sufrir las incomodidades que los paquetes turísticos generan. Y ese es un motivo para celebrar.

ITINERARIO Día por Día

Belgrado

La capital de Serbia es una de las ciudades más camaleónicas de Europa. Posicionada en la confluencia de los ríos Sava y Danubio, fue desde la antigüedad un importante cruce de caminos entre Europa Oriental y Occidental y por ello mismo disputada sucesivamente por romanos, bizantinos, varios pueblos bárbaros, húngaros, otomanos y austríacos. Destruida y reconstruida en numerosas ocasiones, la extraordinaria vitalidad de Belgrado depende menos de los monumentos supervivientes que de sus raíces plurales.

DÍA 1 | Belgrado

Encuentro con el guía en el aeropuerto de Belgrado.

Traslado al hotel.

Tarde: Caminata orientativa por los alrededores del hotel.

Noche: Cena de bienvenida en el barrio bohemio de Skadarlija.

3 noches de alojamiento c/desayuno.

DÍA 2 | Belgrado

Mañana: Visita panorámica de los monumentos y lugares más importantes de la ciudad: la imponente fortaleza y ciudadela medieval de Kalemegdan, el entorno de la Plaza de la República; la peatonal Knez Mihajlova (salpicada de arquitectura historicista); la catedral de San Sava (la iglesia ortodoxa más grande del mundo) y el Mausoleo donde descansan los restos del Mariscal Josip Bros “Tito”, arquitecto de la segunda Yugoslavia.

Tarde: Libre.

DÍA 3 | Belgrado

Mañana: Seguimos descubriendo la capital serbia y sus barrios más característicos sobre el Danubio.

Tarde: Libre.

DÍA 4 | Belgrado - Sarajevo

Mañana: Salida hacia Sarajevo, capital de Bosnia Herzegovina.

Almuerzo en Zvornik.

Llegada a Sarajevo.

Tarde: Caminata orientativa por el entorno del hotel.

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento c/desayuno.

Sarajevo

Edificada como fortaleza del Imperio Otomano a fines del siglo XV, la ciudad permaneció bajo su dominio durante cuatrocientos años, hasta que pasó a formar parte del Imperio austrohúngaro. Influida por diferentes culturas y religiones por ser lugar de encuentro entre musulmanes, ortodoxos, católicos y judíos, Sarajevo fue conocida como la “Jerusalén de Europa”. La destrucción que sufrió durante la guerra de los Balcanes se contrapone con la rápida recuperación vivida durante la última década.

DÍA 5 | Sarajevo

Mañana: Sarajevo está surcada por el río Miljacka, al que cruzan varios puentes. Hace un siglo, en el extremo de uno de ellos (el Puente Latino) tuvo lugar el suceso más famoso asociado con Sarajevo: el asesinato de Francisco Fernando, la “chispa” de la Primera Guerra Mundial. Las huellas otomanas perviven en las mezquitas, bazares y calles del barrio de Bascarsija. El neomorisco ex Ayuntamiento (actual Biblioteca Nacional en progresiva reconstrucción) es un testimonio del dramático pasado reciente de la ciudad. Se visitan también la Mezquita de Gazi Husrev Beg; la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús y el Museo del Túnel.

Tarde: Libre.

DÍA 6 | Sarajevo - Mostar - Dubrovnik

Mañana: Salida en dirección a Mostar, que recibe su nombre de un famoso puente ubicado a orillas del río Neretva (Stari Most significa “puente viejo”). Durante la época de pertenencia al imperio austrohúngaro, la ciudad conoció un gran desarrollo urbanístico y comercial. De carácter netamente oriental, llegó a contar con numerosas mezquitas. Visitamos la principal de ellas y la Casa Turca.

Después del almuerzo (libre) continuamos hacia Dubrovnik, uno de los puertos más bellos de la costa mediterránea.

Llegada a Dubrovnik.

Traslado al hotel.

Noche: Cena.

4 noches de alojamiento c/desayuno.

Dubrovnik

Completamente rodeada por más de dos mil metros de murallas y bañada por el Adriático en tres de sus lados, el casco antiguo de Dubrovnik tiene un encanto mediterráneo: su puerto viejo, callejuelas, escaleras y sorprendente unidad arquitectónica la convierten en parada imprescindible de cualquier viaje a Croacia. Además, es la puerta de entrada a las hermosas islas de la costa dálmata.

DÍA 7 | Dubrovnik

Mañana: Al casco histórico de “la Perla del Adriático” se lo visita caminando, puesto que disposiciones de la UNESCO (que la ha declarado Patrimonio de la Humanidad) impiden el acceso de vehículos. Transitaremos parte de sus murallas con sus torres, bastiones y puertas. Otros puntos del paseo son el Palacio Rector -sede del gobierno en el período en que Dubrovnik fue una república independiente-, la Catedral de la Asunción y la calle Placa, verdadero salón al aire abierto.

Tarde: Libre.

Kotor

Kotor es una escenográfica ciudad que a partir del siglo XIV estuvo bajo el dominio de Venecia, algo muy palpable en la arquitectura de sus edificios. Tras el Congreso de Viena se  convirtió en una de las bases navales del imperio austrohúngaro. La ciudad antigua es uno de los cascos históricos mejor preservados del Adriático, y en 1979 la UNESCO lo declaró Patrimonio Mundial.

DÍA 8 | Dubrovnik - Kotor

Día entero: Excursión a la bellísima ciudad amurallada de Kotor, situada en una pronunciada bahía de la costa de Montenegro.

DÍA 9 | Dubrovnik

Día libre.

Split

Esta encantadora ciudad portuaria es la mayor de la costa adriática. Cada una de las culturas o entidades políticas que dominaron Split dejaron su huella en la arquitectura, la gastronomía y el carácter de la ciudad. El origen del actual casco histórico es el opulento palacio mandado a construir por el emperador Diocleciano. Bajo el dominio veneciano, francés y austríaco la ciudad desarrolló una rica vida cultural y artística. En la actualidad es la antítesis de la ciudad-museo y disfruta de un ambiente muy animado.

DÍA 10 | Dubrovnik - Split

Mañana: Salida en dirección a Split.

Llegada a Split.

Tarde: Visita panorámica. El Palacio de Diocleciano es el corazón de Split. Se trata de la mejor estructura palaciega romana que se conserva en el mundo entero. Dos de sus templos han sido restaurados y el mausoleo fue reconvertido en Catedral de San Domnio en el siglo XVII. Las plazas internas de Split, sus callejones, puertas medievales y el paseo marítimo son muy interesantes de recorrer por su riqueza arquitectónica.

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento c/desayuno.

DÍA 11 | Split

Día libre.

RECOMENDACIÓN: Realizar alguna de las excursiones en barco que salen desde el puerto a la isla de Hvar.

Trogir

Fundada en un islote por colonos griegos en el siglo III A.C., la herencia cultural dejada por los romanos, sarracenos, croatas y venecianos que llegaron después convive en una rara y elegante uniformidad. Trogir tiene una baja densidad demográfica, lo que le confiere a este puerto un encanto y tranquilidad especiales. Visitamos sus sitios más importantes y disfrutamos de tiempo libre para pasear, hacer compras y almorzar antes de continuar viaje hacia Zadar.

DÍA 12 | Split - Trogir - Zadar

Mañana: Salida en dirección a Zadar, pasando por Trogir. Caminata por la ciudad con entrada a la Catedral.

Tiempo libre para pasear y almorzar.

Llegada a Zadar.

Noche: Cena.

2 noches de alojamiento c/ desayuno.

Zadar

La combinación de su maravilloso frente marítimo con arquitectura romana, iglesias medievales, elegancia habsburga e instalaciones de arte público le dan mucho carácter a Zadar. Vibrante y cosmopolita, las distintas capas de sus murallas, monumentos góticos, renacentistas y barrocos atestiguan el pasado tumultuoso de la ciudad. Durante la Guerra de los  Balcanes no sufrió graves daños y hoy es el centro administrativo, turístico y cultural de la región de Dalmacia.

DÍA 13 | Zadar

Mañana: Visita de la ciudadela: la Plaza de los Cinco Pozos, el famoso Órgano Marino, la Catedral de Santa Anastasia e iglesias como la de San Donato son algunos de los monumentos más destacados dentro de las murallas.

Tarde: Libre.

Parque Nacional de Plitvice

El Parque Nacional de Plitvice cuenta con 30.000 hectáreas de naturaleza impoluta. 16 lagos se vierten unos sobre otros formando rugientes cascadas. La vegetación es exuberante y cuando concluye su ciclo vital se deposita en el fondo del agua, terminando por formar esculpidos travertinos subterráneos. Los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979. Los senderos están bien acondicionados y no presentan grandes dificultades.

DÍA 14 | Zadar - Plitvice - Zagreb

Excursión al Parque Nacional de Plitvice.

Almuerzo libre.

Llegada a Zagreb.

Noche: Cena.

3 noches de alojamiento c/ desayuno.

Zagreb

Las ciudades medievales de Gradec y Kaptol, ubicadas en una colina que mira hacia la llanura del río Sava, debieron ser fortificadas para repeler las amenazas mongola y turca. A pesar de su rivalidad, ya a comienzos del siglo XVII se unieron y dieron origen a Zagreb. Como ocurriera con Praga, también Zagreb fue considerada una urbe periférica durante la  dominación austrohúngara. Pero el terremoto de 1880 obligó a reconstruirla y se siguió el modelo imperante en Viena y Budapest. En la nueva Yugoslavia surgida de la Primera Guerra Mundial a Zagreb le tocó un papel de reparto. Solo con la proclamación de la independencia se convirtió en capital de Croacia en 1991.

DÍA 15 | Zagreb

Mañana: Visita panorámica. En su casco histórico, ubicado en la parte alta, destacan iglesias y palacios góticos y barrocos de gran belleza como la catedral de San Esteban, la plaza e iglesia de San Marcos y el convento de Santa Clara, sede del Museo de la Ciudad. La parte baja, conocida como “Herradura”, es una serie de plazas en forma de U donde se concentran los principales edificios públicos, museos y parques de Zagreb. Allí se visitan el Monumento al rey Tomislav y el Teatro Nacional de Croacia, entre otros sitios.

Tarde: Libre.

DÍA 16 | Zagreb

Día libre.

DÍA 17 | Zagreb - Postoina - Liubliana

Mañana: Nos dirigimos hacia Postoina, en Eslovenia, donde visitamos sus famosas cuevas formadas hace 70 millones de años. En este conjunto de 20 kilómetros de túneles y galerías subterráneas realizamos una excursión a través de las grutas conocidas como Salón de Baile y Paraíso, entre otras. Inserto en su entorno geológico encontramos también el Castillo de Prediama, estratégicamente ubicado al filo de un precipicio.

Llegada a Liubliana.

Tarde: Libre.

Liubliana

Situada en el camino que llevaba de Roma a Bizancio; próxima a los Alpes y al mar; conectando a Europa Central con el Mediterráneo y los Balcanes, no es extraño que Liubliana haya sido disputada y sometida por tantos y tan diversos poderes.

Solo en 1991 se convirtió en capital de una nación europea, pero ha sabido preservar la atmósfera relajada y amigable de una pequeña ciudad.

DÍA 18 | Liubliana

Mañana: La visita panorámica de la capital de Eslovenia comienza por el entorno de la Plaza Prešeren, el puente Triple y el de los Dragones. Continúa visitando la Catedral de San Nicolás y el barrio de Metelkova, un centro cultural para la escena alternativa que funciona en las antiguas barracas militares. Además se visitan el Ayuntamiento y las famosas fuentes de Robba y de Hércules.

Tarde: Libre.

Noche: Cena de despedida.

Trieste

Su historia influida por la dominación de los Habsburgo y la posición geográfica, casi en los Balcanes, hacen de la ciudad de Trieste una de las más especiales de Italia, con un fuerte carácter centroeuropeo. Gran puerto del Imperio Austro-Húngaro, en el siglo XX le tocó ser una de las fronteras de la “cortina de hierro”. Situada en el extremo noreste del país, ha sido durante siglos un lugar fronterizo donde distintos pueblos dejaron su huella en elegantes obras de arte históricas, artísticas y arquitectónicas.

DÍA 19 | Liubliana - Trieste

Mañana: Traslado hacia Trieste y tiempo libre hasta el momento de dirigirse al aeropuerto.

* Las tarifas están expresadas en dólares estadounidenses (USD) y los pagos podrán ser realizados en pesos argentinos (AR$) a la cotización vigente del banco ICBC en la fecha del pago. Los impuestos y tasas del pasaje aéreo se confirmarán al momento de emitirse el mismo.