En Belgrano conviven antiguas quintas y modernas residencias. El primitivo partido creció al compás de nuestra historia y fue sucesivamente pueblo, ciudad, capital de la República y barrio. Recorremos andando diferentes rincones de su casco históricos: las Barrancas y quintas que sobreviven del siglo XIX, algunos buenos ejemplos de arquitectura neocolonial y modernista, la Iglesia “Redonda” y otros puntos que marcan su identidad.